Newsflash

El día 10 de abril Viacrucis diocesano en Cortes a partir de las 4'30 de la tarde

Nuestra Pasión

El Tiempo

El Tiempo en Albacete



santaurio sahuco PDF Imprimir E-mail
Viernes, 27 de Noviembre de 2009 19:53

Santuario Cristo del Sahúco
 
La Parroquia del Santo Cristo del Sahúco está situada a 15 Km. en la aldea del Sahúco, antiguo convento de franciscanos. El cuerpo de la nave de la iglesia es de estilo neoclásico de fines del XVIII o principios del XIX, la cabecera es anterior y ésta alberga un camarín rococó de Ignacio Castell de hacia 1760 que destaca por su exuberante decoración en madera tallada. Dentro del Santuario se encuentra la imagen del Santo Cristo del Sahúco.
El Camarín es una de las joyas arquitectónicas del municipio. Se trata de una sala de planta octogonal, de delicado estilo rococó dieciochesco, con una rica decoración en rocallas, madera policromada y magníficos dorados. Destinado para albergar la imagen de Cristo Crucificado, todos sus elementos decorativos hacen referencia a su pasión y muerte, a excepción de la lámpara central de bronce en forma de planta de calabaza, que simboliza el principio de la vida. Se cierra este conjunto artístico en un suelo de mosaico procedente de Manises, que muestra en su centro el nacimiento de una calabaza como símbolo de la vida.
Muy conocida es la tradición de trasladar la imagen del Santo Cristo desde la aldea a la villa de Peñas de San Pedro y viceversa, realizándose los traslados de la imagen a hombros de los mozos y mozas, los cuales realizan el trayecto de 15 Km. corriendo. Esta doble romería se realiza el lunes de Pentecostés por la tarde, con la traída del Santo Cristo a Peñas y, el 28 de Agosto por la mañana con la llevada a su Santuario.
Las fiestas más importantes de la parroquia son las fiestas del Cristo el lunes de Pentecostés y el 28 de agosto, la Romería del Cristo el primer domingo de mayo, y la fiesta de la aldea el 29 de agosto.
Esta parroquia antiquísima formaba una sola parroquia unida a la de San Antonio de Padua de la Cañada Juncosa.
Administrador parroquial José Joaquín Tárraga Torres
Horario de Misa Tercer domingo de mes, 13.30 horas
Fiesta En honor del santo Cristo del Sahúco, lunes de Pentecostés y el 28 y 29 de Agosto
Teléfono 967 29 80 54

 
 
……………………
 
Orígenes
No conocemos la fecha inicial de la construcción del Santuario. Tenemos unas primeras noticias documentales en 1677, es a partir de este año donde se empieza a hablar de la reparación del Santuario. Hubo Franciscanos gestionando el Santuario del Sahúco de 1753 hasta finales de 1767. Después ha sido gestionado por el clero de Peñas. El Santuario tenía la ermita y el convento que ha sido transformado en Casa de Colonias para campamentos y unos baños milagrosos que actualmente son depósitos para llenar la piscina de la Colonia
No se sabe documentalmente del por qué de la traída y llevada del Cristo. Hablemos de tres posibles versiones: Sahúco lo lleva a Peñas, Pozuelo se lo quiere llevar y Peñas se lo lleva. Lo que sí es cierto que en Peñas pasa el tiempo de la recolección.
No hay pruebas concluyentes, habrá que esperar a algún hallazgo de algún nuevo dato. Lo que sí es incuestionable es que a esta devoción siguen fieles millares de personas que continúan acercándose y rogando al Santo llenos de fe, buscando consuelo, protección y ayuda celestial para sus males en la tierra.
 
 
……………….
 
La Traída y la Llevada del Cristo
 
 
 Santo Cristo del Sahúco
 
En la tarde del lunes de Pentecostés. Una multitud, alegre espera en el templo y en la explanada de la iglesia del Sahúco el comienzo de la Eucaristía de despedida del Santo Cristo. Los andarines han llegado al Sahúco gracias al autobús que a partir de las tres del mediodía hace por tres veces el recorrido de Peñas al Santuario acercando a los mozos.
A las cinco de la tarde comienza la Eucaristía. Al finalizar, en el interior de la iglesia se inicia la procesión hacia la Cruz Chica. Primero el Cristo es sacado a hombros, después la imagen de la Dolorosa siguiendo pasos del Cristo para despedirle del trayecto que iniciará minutos más tarde hasta la iglesia de Peñas de San Pedro, donde una gran muchedumbre de fieles espera su llegada a la caída de la tarde.
La procesión transcurre entre vítores constantes al Cristo y a su Madre. Un buen observador distinguirá entre el gentío los atuendos blancos y las fajas de colores de los “andarines”, quienes trasladarán la imagen del Cristo en una carrera de catorce kilómetros desde su Santuario hasta las Peñas.
En la Cruz Chica la Dolorosa despide a su Hijo con un abrazo entre aplausos y vivas. Después, el Cristo es depositado en su caja en forma de cruz y alzado a hombros por la primera pareja nombrada por el Santero. Se inicia la carrera entre aplausos de la multitud y los tradicionales vítores de ánimo a los andarines: “¡Viva el Santísimo Cristo del Sahúco!”
La carrera inicia su itinerario de unos catorce kilómetros que discurre en su totalidad por una sinuosa carretera de montaña, flaqueada a ambos lados por tierras de cultivo o monte con predominio de pinos entre los que se intercalan carrascas, matas rubias y otros arbustos en un entorno paisajístico de gran belleza.
Paralela a la carrera, discurre el cauce seco de una rambla, que en otro tiempo fuera el camino de la carrera, haciendo el recorrido más penoso y peligroso, especialmente, si se desataba una tormenta como ya sucediera en alguna ocasión, llegando los mozos incluso sin calzado por la fuerza con que bajaba el agua.
En el transcurrir de esta marcha hay tres paradas oficiales: la Cruz del Pardalejo, La Rambla y el Puente de la Solana. En cada una de ellas los andarines descansan unos instantes, siendo obsequiados con bebidas refrescantes por la muchedumbre que se ha ido apiñando en el lugar con la esperanza de besar al Santo.
La llegada a Peñas se hará al filo de las ocho de la tarde. Aquí la multitud es mayor y esperan en la “Cruz del Santo” la llegada de los andarines con el Cristo. Suenan atronadores aplausos y vítores repetidos, después, un respetuoso silencio aguarda el momento en que el Cristo, una vez sacado de su caja y puesto sobre sus andas, recibe el cariñosos abrazo de su Madre, siendo saludado por las notas del Himno Nacional. Luego, lentamente, será transportado en procesión hasta la iglesia parroquial, donde se celebra una Solemne Eucaristía de Bienvenida.
En la tarde del veintisiete de agosto, las campanas llaman a los feligreses al “último Rezo” de la Novena. Se prepara la despedida del Cristo que durante unos meses ha estado en la iglesia parroquial de Peñas. Dentro del rezo, la imagen sale en procesión desde la iglesia para recorrer las calles del pueblo, acompañada por los fieles en sentida manifestación de fe.
A las seis de la madrugada del día siguiente se oficia la solemne Eucaristía de despedida al Santísimo Cristo del Sahúco. Misa concelebrada por numerosos sacerdotes. Se continúa con la procesión del Santo hasta la Cruz, situada a unos 500 metros del pueblo. De nuevo vítores y aplausos servirán para despedir al Cristo mientras empiezan a aparecer los primeros rayos del sol. El Santo Cristo prepara el retorno a su Santuario en su caja. Suenan repetidos aplausos. Se escucha la voz del santero: “¡Palmas gandules!”
Los mozos inician su carrera, recogiendo durante su recorrido a los numerosos andarines que se han adelantado a la salida del Santo para reagruparse en el Puente de La Solana (primera parada). Momentos más tarde se reanuda la marcha hacia El Sahúco.
En Peñas, la multitud regresa en procesión acompañando a la Virgen Dolorosa hasta la parroquia. Allá, en el Sahúco se van agrupando miles de personas en espera del regreso del Cristo a su Santuario.
El Cristo llega sobre las nueve de la mañana a la explanada donde se tiene la Eucaristía al aire libre. Después en procesión se acompaña al Cristo hasta el Santuario donde es venerado por los fieles. Es en su Santuario donde permanece el Santo Cristo del Sahúco hasta el lunes de Pentecostés en que volverá a Peñas.
 

 

 
 
 
…………
 
Manual del Andarín
 
 Santo Cristo del Sahúco
 
Entre todos los devotos del Santo Cristo del Sahúco se distinguen entre el gentío los atuendos blancos y las fajas de colores de los “andarines”. Éstos son quienes trasladarán la imagen del Cristo del Sahúco en una carrera de catorce kilómetros, distancia que separa las parroquias de Peñas y El Sahúco.
Antes de la traída y de la llevada del Santo Cristo, tiene lugar en la iglesia, tanto de El Sahúco como de Peñas, una misa de despedida. A esta celebración es tradición que los andarines participen activamente, teniendo un lugar reservado en el templo para todos ellos. El santero y los mozos con más experiencia son los que encabezan la representación de los andarines y animan a las generaciones más jóvenes a participar activamente en la Eucaristía. Es tradición también que después de recibir la fortaleza de la comunión (el Cuerpo de Cristo) y ser bendecidos por toda la comunidad, se prepararen para la marcha.
La traída se celebra con una misa solemne y con un novenario. Como cultos de despedida se celebra otro novenario, conocido popularmente como los Rezos, y una procesión dentro del pueblo. También se sugiere encarecidamente a los fieles recibir el Sacramento de la Reconciliación como signo de conversión y gracia en Cristo. Estos actos están muy arraigados en el pueblo y es aconsejable que los andarines participen activamente también en ellos.
La vestimenta de los andarines se compone de zapatillas deportivas, sustitutas de aquellas de suela de esparto de tiempo atrás, pantalón blanco que sustituye a los antiguos “calzoncillos pulgueros”, y camisa blanca, sujetos por fajas multicolores (rojas, azules, negras,...) sobre las cuales se aprieta un gran cinturón de cuero que protegerá los riñones durante la carrera. Algunos andarines intercalan entre el cinturón y el cuerpo pequeños trozos de teja para evitar el “mal de ijá”. En la cabeza llevan pañuelos anudados para evitar que el sudor resbale sobre los ojos y la cara. Muchos de ellos llevan sujetos con el pañuelo tallitos de alhábega y otras hierbas olorosas.
Después que el Cristo es depositado en su caja en forma de cruz y alzado a hombros por la primera pareja nombrada por el santero. Se inicia la carrera entre aplausos de la multitud y los tradicionales vítores de ánimo a los andarines:
¡Viva el Santísimo Cristo del Sahúco!
¡Vivaaa!
¡Viva su Santísima Madre!
¡Vivaaa!
Y la voz del santero, grave y ronca:
¡Palmas gandules!
Estos gritos y vítores también son dichos por los andarines a lo largo de la carrera para animarse y marcar el ritmo de la carrera. En los años mil novecientos sesenta y setenta se utilizaban mucho las expresiones ¡siga el Santo! y ¡adelante el Santo!.
A lo largo de la marcha se producen tres paradas: el Pardalejo, la Rambla y el Puente La Solana. En cada una de ellas, señaladas por sencillas cruces, las gentes de los caseríos y pueblos cercanos se congregan para ver al Cristo y besar sus pies. Los andarines descansan y beben agua.
La figura del “santero” destaca por su importancia entre todos los andarines. Tiene la misión de ordenar, vigilar y dirigir la carrera hasta llegar a su destino. El santero enumerará las parejas, esto es, el grupo de cuatro andarines de cada relevo, y ordenará las “uncías” (relevos) en el trascurso de la marcha y dará, si es posible, solución a cualquier problema que surja. El santero y el párroco o el delegado designado para ello son los que organizan el buen funcionamiento tanto de la traída como de la llevada del Cristo. El santero es un representante del párroco y a éste último le corresponde la designación del siguiente santero.
Los agentes de la autoridad y los colaboradores del Ayuntamiento se encargan de la buena marcha de la Romería, de los asuntos administrativos y civiles. Sus indicaciones deben ser respetadas y seguidas en todo momento.
Desde muy antiguo, han participado caballos en la traída y llevada del Santo Cristo. Las motos, coches u otros vehículos similares nunca deben acompañar al Santo Cristo, y menos sin permiso de la parroquia y autoridades del orden.
Detrás de los andarines, va un autobús que hace las funciones de coche escoba. A él se puede acudir en cualquier momento en caso de alguna necesidad.
Los horarios de las celebraciones suelen ser:
Lunes de Pentecostés, misa en El Sahúco a las 5 de la tarde
28 de agosto, misa en Peñas a las 6 de la mañana
ANDARÍN, NO SIGUES LA TRADICIÓN SI...
Llevas pantalones cortos o camiseta de tirantes, hasta el ombligo...
Pantalones o camisetas de color distinto al blanco
Vas por delante del Cristo durante la carrera y entras antes que él en la llegada
Utilizas moto, coche, u otro vehículo para hacer la carrera
Si molestas a otros andarines tanto por tu comportamiento como por tus modos al hablar o actuar
Si blasfemas e insultas
ANDARÍN, SÍ SIGUES LA TRADICIÓN SI...
Sigues las indicaciones del santero y del delegado parroquial
Participas en la misa de despedida y en los actos religiosos en honor del Santo Cristo
Ayudas y animas a los compañeros en apuros
Guardas tu puesto en la carrera y das el relevo a su debido tiempo
Corres sereno y en condiciones normales
Vives con fe la celebración

Última actualización el Sábado, 28 de Noviembre de 2009 09:15
 

Pratrocinadores

patrocinador.jpg